La situación que hemos atravesado por  varias semanas nos ha llevado a valorar la educación y sus dinámicas y adaptarnos a lo  que hoy se nos ha convertido en un repentino presente. Un presente que nos ha revelado lo importante que es la escuela y que es necesario hacer todo para defenderla.

Sea cual sea su futuro, éste debe garantizar que la escuela siga siendo un lugar para construir lo común, un lugar que tiene abiertas sus puertas a un mundo de posibilidades, conocimientos y nuevas experiencias. La escuela es un asunto de todos y el objetivo por el cual fue diseñada sigue estando en pie: formar ciudadanos que dejan huella e impactan su entorno de forma positiva, en un mundo en constante evolución.

El sentido de la escuela en la actualidad

 El sentido de la escuela hoy va encaminado a responder de forma efectiva y asertiva a lo que los estudiantes requieren en este momento de cambio, brindándoles el acompañamiento y las herramientas necesarias para que, junto a los padres de familia, en un trabajo mancomunado, se logre que los niños sigan desarrollando sus habilidades y adquiriendo el conocimiento que los llevará a convertirse en personas de influencia, que proponen soluciones adecuadas a cada situación que enfrentamos.

Para conseguirlo, es importante estar atentos a sus necesidades, a sus inquietudes y prestar atención a la forma en la cual ellos están percibiendo el mundo y sus acontecimientos, su punto de vista. Y es el desarrollo de las competencias llamadas del siglo XXI, las que les permitirán afrontar de la mejor forma esta crisis, ante un nuevo esquema de comunicación virtual, ante un  rediseño del rol del maestro en este nuevo tiempo emergente, donde se convierte en un mediador, más que en el dirigente de una clase.

Los recursos tecnológicos hoy son mucho más asequibles de lo que eran algunos años atrás, lo que facilita tareas como la consulta de múltiples fuentes en tiempo real y tener información a un clic. Esto hace que las capacidades del ser humano deban migrar hacia las habilidades digitales, como el manejo de herramientas y plataformas, la comunicación en redes sociales y el manejo de datos en la nube.

Competencias   que se deben poner  en práctica en este momento en el que el mundo nos está poniendo a prueba.

Ventajas de la educación privada

La educación básica fundamental es  igual, tanto para la escuela pública, como para la privada, es decir, la prestada por el Estado o la prestada por particulares, sin embargo, las escuelas privadas tienen la posibilidad de trabajar sobre orientaciones pensadas para nichos más personalizados, en los cuales se puede probar y experimentar con diferentes

modelos, que no podrían ser diseñados, ni puestos en marcha por el Estado, incluyendo temas que tienen que ver con la convivencia, la orientación vocacional, el aprendizaje pensado para que el estudiante sea el centro del proceso, el trabajo colaborativo, entre otros.

Así mismo, la educación llevada a cabo en grupos más pequeños permite que se pueda acceder a un tipo de formación de mayor calidad, adaptándose a las necesidades de cada niño y a lo que demanda el mundo de hoy.

Un ejemplo es lo que ocurre con el modelo de buenas prácticas en la educación privada, el cual permite un seguimiento mucho más cercano a los estudiantes, de manera que la retroalimentación le facilite a los docentes, en un tiempo mucho más  breve, poder cubrir las falencias que presentan los niños en la adopción de algunas competencias.

El impacto del Covid-19 en la educación privada

La llegada del Coronavirus a nuestro entorno ha generado una crisis que afecta a la educación privada en tres aspectos:

  1. En el aspecto económico, ya que las familias están presentando dificultades para realizar los pagos de las pensiones de forma oportuna, o en varios casos, el no pago de las mismas, lo cual ha generado una gran tensión, tanto en los padres, como en los dueños y directivos de los diferentes colegios privados del país que están pasando por esta situación.
  2. En el aspecto pedagógico, ya que ha llevado a que los diferentes actores alrededor de la educación tengan que desarrollar de una forma más acelerada aquellas habilidades que tienen que ver con las nuevas tecnologías y el manejo de los recursos necesarios para llevar a cabo con éxito una educación remota y virtual debido a la contingencia, para lo cual nos veníamos preparando de una manera muy lenta y la situación obligó a duplicar nuestra capacidad y así poder absorber esos cambios de la tecnología que no han sido fáciles en el sistema.
  1. En el aspecto psicológico, ya que la falta de socialización directa a la cual hemos estado acostumbrados ha llevado a las personas a manifestar una serie de sintomatologías, emocionales que afectan la comunicación, la convivencia, el llegar a acuerdos, la adaptación al cambio de forma oportuna, el tomar decisiones asertivas y todos los demás comportamientos relacionados con el entorno educativo.

A cada uno de los tres aspectos mencionados anteriormente La Mesa Nacional de Educación Privada ha intentado dar respuesta desde el punto de vista gremial y se ha ocupado de:

  1. Hacer solicitudes de subsidios y apoyos al Gobierno Nacional de Colombia para poder ayudar a las instituciones educativas privadas y a los padres de familia a solventar los gastos y compromisos económicos que por  este  tiempo  no han  podido ser atendidos adecuadamente, con el  fin de darle continuidad a la educación de sus hijos, sin interrupciones, ni contratiempos. Respondiendo al aspecto económico.
  2. Se ha propiciado el intercambio de las buenas prácticas entre los miembros de nuestras asociaciones vinculadas a las Mesa Nacional de Educación Privada, para que algunas instituciones educativas puedan ayudar a otras en lo que han podido Solucionar de forma efectiva, compartiendo sus buenas experiencias para ser tomadas como referente y lograr minimizar un poco el impacto por el desconocimiento de la implementación de la educación remota en un 100%, como se presentó en la etapa inicial del confinamiento. Respondiendo al aspecto pedagógico.
  3. Desde la Mesa Nacional de Educación Privada se han creado espacios virtuales de formación acordes a las necesidades educativas actuales, como webinars, charlas y foros virtuales con especialistas en diferentes temas de educación socioemocional, con el fin de hacer llegar a los colegios y asociaciones un mensaje de acompañamiento, solidaridad, optimismo y Respondiendo al aspecto psicológico.

La calidad educativa en tiempos de pandemia

La calidad educativa en estos tiempos hace alusión al conjunto de buenas prácticas que permiten el desarrollo adecuado de las competencias del siglo XXI en los estudiantes. Acciones como: el seguimiento a los avances en el proceso de cada estudiante, el desarrollo de pruebas estandarizadas, la posibilidad de interactuar con los estudiantes por medio de diferentes canales y el uso de material pedagógico adecuado.

Así es como cobra sentido el mensaje de que la escuela sigue abierta, pues el hecho de que no estemos trabajando en la presencialidad, no quiere decir que se hayan abandonado los compromisos de una educación privada que busca la formación de seres humanos íntegros y felices, que responden de forma adecuada a los cambios globales por los que atravesamos.

Habilidades de cara al futuro

El futuro no es mañana, el futuro es ahora, lo cual implica aprender de lo vivido en estos tiempos de crisis y desarrollar habilidades como la inteligencia emocional, que hace alusión a la capacidad para reconocer sus propias emociones y las de los demás, así como la gestión de sentimientos de forma adecuada. Una habilidad fundamental para responder asertivamente a las situaciones de cambio. Facilita la adopción de la resiliencia, la capacidad de perdonar, la habilidad de respetar las decisiones de los demás y la capacidad de levantarse nuevamente.

Otras habilidades importantes a desarrollar son la empatía, la creatividad, la innovación, el pensamiento crítico, la resolución de problemas, la comunicación asertiva y el trabajo colaborativo.

Estas son habilidades para ser desarrolladas y aplicadas tanto por directivos, rectores, coordinadores y docentes, como por los estudiantes y padres de familia, para garantizar un adecuado funcionamiento de la dinámica escolar en los tiempos actuales y de cara al futuro.

La escuela sigue abierta

La escuela se está transformando permanentemente, lo cual implica adaptarnos.

Es necesario manejar un modelo flexible que permita incorporar el uso de las nuevas tecnologías y continuar con el seguimiento del proceso de aprendizaje de los estudiantes. De igual forma, es importante la supervisión del personal docente y la adecuada participación de todos los miembros de la comunidad educativa en el desarrollo de la vida escolar.

  !La escuela sigue abierta, ha cambiado para estar más cerca de nuestros hijos, es patrimonio de todos, protejámosla!

Autor: Fernando Vita – Coordinador de la Mesa Nacional de Educación Privada en Colombia