El informe contiene un análisis en materia de leyes y financiamiento, currículo y materiales, docentes y personal de apoyo en 8 dimensiones que relacionan temas como migración, discapacidad, pueblos indígenas, población en contexto de encierro, ruralidad, género, diversidad sexual y pobreza en los diferentes países de la región.
  • El documento además resalta que los docentes del primer ciclo de secundaria en países como Chile, Colombia y México ya venían avanzando antes de la pandemia en el uso de las TIC en actividades escolares y menciona los esfuerzos de Colombia en este frente con iniciativas como Colombia Aprende, Aprender Digital y Profe en Tu casa.

Bogotá D.C. noviembre 5 de 2020. Unesco/OREALC y el Informe de Seguimiento a la Educación en el Mundo (Informe GEM) presentaron este jueves el reporte regional sobre inclusión y Educación en América Latina y el Caribe, en el que destacó como un ejemplo para la región las medidas adoptadas en Colombia para la atención en educación a la población migrante de Venezuela, bajo la flexibilización normativa que permite el ingreso y su permanencia en el sector en los niveles de Preescolar, Básica y Media.

El informe, denominado “2020 América Latina y el Caribe- Inclusión y Educación: todos y todas sin excepción” contiene un análisis en torno a la implementación y el desarrollo de medidas legislativas, financiamiento, propuestas de currículo, dotación de materiales, capacidad docente y de personal de apoyo en los diferentes países de la región.

De igual manera, el informe aborda un análisis de las 8 dimensiones que comprenden migración, discapacidad, pueblos indígenas, población en contexto de encierro, ruralidad, género, diversidad sexual y pobreza en la región.

En este aspecto la Unesco resaltó el papel de Colombia como miembro del Comité de Dirección Global del Objetivo de Desarrollo Sostenible ODS4 – Educación 2030 en representación de América Latina y el Caribe. Vale recordar que la vicepresidencia del Comité ha estado a cargo de la ministra de Educación Nacional, María Victoria Angulo, desde 2018.

De igual manera es importante recordar que en septiembre de 2019 Colombia fue sede del Foro Internacional sobre Inclusión y Equidad en la Educación con la UNESCO, evento realizado en Cali y en el cual se dieron cita más de 300 expertos mundiales sobre inclusión y equidad para intercambiar información sobre cómo implementar el ODS 4 y fortalecer la agenda común de trabajo para la región.

Como resultado de este evento surgió la declaración de Cali en la que los representantes, líderes y dirigentes de Educación consignaron que “Reafirmamos nuestro compromiso con la agenda internacional de derechos humanos consignada en las metas de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas y el Marco de Acción de Educación 2030, los cuales reconocen la necesidad y la urgencia de proveer educación inclusiva y de calidad para todos y todas las estudiantes desde los primeros años hasta la escolarización obligatoria, educación técnico-profesional, la educación superior y el aprendizaje a lo largo de toda la vida”.

El informe evidencia los avances y las fortalezas de los sistemas educativos en América Latina y el Caribe, al mismo tiempo que destaca la importancia de continuar trabajando en frentes como el desarrollo de políticas, el avance de la inclusión efectiva en la educación y el fortalecimiento en la formación docente para mejorar la atención de estudiantes con necesidades especiales, pues cerca del 55% de docentes en Colombia, Chile, México y Brasil expresaron la necesidad de formación en temas de identificación de estilos de aprendizaje y recursos y apoyos pedagógicos para trabajar con las distintas poblaciones.

Otro de los frentes de trabajo en la región que destaca el documento es que los docentes del primer ciclo de secundaria en países como Chile, Colombia y México ya venían avanzando antes de la pandemia en el uso de las TIC para los proyectos o las tareas escolares con sus alumnos, lo que ha reducido el impacto negativo del Covid en los procesos de enseñanza y aprendizaje.

En este frente el informe menciona los esfuerzos del país en la materia en los que destaca que “Colombia tiene dos plataformas para la educación a distancia: Colombia aprende, desarrollada antes del brote pandémico, y Aprender digital, contenidos para todos, creada por el Ministerio de Educación Nacional para apoyar la educación a distancia durante la pandemia. Ofrecen actividades de fácil utilización, planes de lecciones y recursos multimedia en formatos de audio, video y texto que cubren todo el currículo“.

Además, resalta que “para llegar a las áreas rurales y a los hogares que no disponen de Internet, se han utilizado emisiones de radio y televisión. El programa colombiano Profe en tu casa difunde contenidos educativos en dos canales de la televisión pública y a través de la red radiofónica nacional. En mayo de 2020, se añadió un nuevo programa, Mi señal, que emite en tres bloques horarios: a la mañana temprano para niños de hasta 9 años, al mediodía para niños y niñas de 8 a 12 años y en la tarde para chicos de 13 a 17 años“.

En este sentido, y con el fin de avanzar en acciones que contribuyan a la permanencia de los niños, niñas y jóvenes en el Sistema Educativo el Gobierno de Colombia ha planteado varias estrategias para la prevención del abandono como la búsqueda activa, la identificación y caracterización de la población, el seguimiento de la mesa de equidad a los niños en riesgo, las campañas que promueven el regreso de los estudiantes, el fortalecimiento de procesos de matrícula y la creación del Fondo Solidario para la Educación que contempla apoyos financieros dirigidos a estudiantes y familias que permitan dar continuidad a la trayectoria educativa desde la Educación Inicial hasta la Superior.

El documento también destaca los buenos resultados que han arrojado los programas de transferencias monetarias condicionadas en América Latina, pues gracias a estas iniciativas se ha aumentado el acceso de población vulnerable al sistema educativo, permitiendo el logro de más y mejores aprendizajes para los niños, niñas y jóvenes de la región. Además, Además, resalta que se han puesto en marcha nuevos programas que combinan la educación con otros servicios sociales, en particular en la primera infancia en Chile, Colombia y la República Dominicana.

El informe “2020 América Latina y el Caribe- Inclusión y Educación: todos y todas sin excepción” es una mirada a los desafíos que enfrente América Latina para alcanzar la visión consagrada en el ODS4 y señala ejemplos concretos de políticas de países que lograron abordarlos exitosamente en temas de inclusión, apoyo a docentes, infraestructura, voluntad política, financiamiento, gobernanza y el desarrollo de políticas.

Para consultar el documento haga clic en este enlace.

Fuente: mineducacion.gov.co      ver nota original aquí